Volver Home

:: Normativa ::

  • Saludo

El saludo que realizamos en Kajukenbo es de origen chino, y consiste en juntar el puño de la mano derecha con la palma de la mano izquierda. Al entrar en el recinto de entrenamiento, realizamos un saludo que nos ayuda a separar el lugar y el tiempo que dedicamos a practicar el estilo de nuestras demás ocupaciones. Siempre que entrenamos o salimos del tatami, debemos saludar de nuevo. Cuando hay un instructor que ha empezado ya la clase, debemos solicitar su permiso para entrar o salir de su clase. También utilizamos el saludo cuando le solicitamos aclaraciones o correcciones.

El saludo lo utilizamos para iniciar o finalizar el entrenamiento por parejas. Es una forma de mostrar al compañero nuestro agradecimiento por dejarnos utilizar su cuerpo para realizar las técnicas y nuestro respeto por su dedicación y conocimientos.

  • Anudarse el Cinturón

Antes de comenzar la clase de grupo realizamos una pequeña ceremonia para anudarnos el cinturón. Después de colocarnos por orden de antigüedad, de derecha a izquierda y de delante a atrás, nos arrodillamos, sacudimos el cinturón doblado por la mitad y nos lo llevamos a la frente, a la boca y al pecho. Estos gestos deben ayudarnos a concentrar nuestro cuerpo, mente y espíritu en la práctica que vamos a realizar. Nos anudamos el cinturón, nos incorporamos y hacemos un saludo que marca el inicio del entrenamiento.

  • Puntualidad

Una forma de Mostrar respeto a los demás compañeros es iniciar la clase con puntualidad. Si es inevitable el retraso es costumbre realizar unos fondos de brazos, después de anudarse el Cinturón

  • Quitarse el Cinturón

Al terminar la clase repetimos la formación en filas del comienzo del entrenamiento. Nos arrodillamos y desatamos el cinturón que sacudimos delante de la cabeza. Nos incorporamos y realizamos un saludo conjunto. Con esta pequeña ceremonia terminamos el entrenamiento en grupo.

Es costumbre dar la mano al instructor y a los cinturones negros que han asistido a la clase. Es una forma que tienen los cinturnes negros de agradecer la asistencia y la atención de todos los que han participado en el entrenamiento.

Esta ceremonia final nos puede servir para pasar de un estado especial de concentración y silencia a nuestro estado normal de comportamiento.

Cuando alguien necesita abandonar la clase antes de que haya finalizado, tras solicitar permiso debe arrodillarse y quitarse el cinturón antes de salir del lugar de entrenamiento.


Volver a la página principal
Murdock